martes, 10 de julio de 2007

Copa América - Semifinales. Día 1

Brasil 2 (5) - Uruguay 2 (4)
Brasil debió sufrir hasta el último penal para dejar en el camino a una selección uruguaya que dejó la vida en el campo de juego y estuvo a tan sólo un penal de mandar a la canarinha para casa.
Los de Dunga comenzaron el partido marcando una leve superioridad debido a su mejor técnica individual, cuando esta primacía técnica se combinaba con un buen trabajo de presión en el mediocampo la sensación que gol brasilero estaba al caer flotaba en el aire. Fue Maicon quien en el mejor momento verdeamarelho aprovechó un rebote que en Carini para marcar el primer gol del partido. El gol lejos de amedrentar, envalentonó al equipo uruguayo que en base a contrapresión logró situar el juego en las inmediaciones de Doni.
Al no caer Brasil en el pelotazo largo como sistema, fueron Josué, Mineiro y Gilberto Silva quienes padecieron en carne propia la fuerza del mediocampo uruguayo, al igual que frente a Venezuela, el empuje celeste volvía a rendir sus frutos y se erigía como el gran argumento del dominio charrúa. Dominio que no se traducía al marcador debido a la poca potencia en ofensiva que evidenciaban Forlán y cia. de todo modos, fue el nuevo delantero del Atlético de Madrid quien, cuando Doni ya había sumado un par de revolcadas de mérito, aprovechó un fallo del arquero a la salida de un corner y con un tiro rasante empató el juego. Cuatro minutos pasaron tras el empate celeste cuando Julio Baptista volvía a poner a los de Dunga arriba. Tanto había luchado Uruguay por el empate y pese a ello le duró un suspiro.
El cambio de nombres (afuera Recoba y Darío Rodríguez adentro Abreu y Nacho González) y esquema (3-5-1-1 por un 4-3-1-2) impuesto por Tabárez en el entretiempo pareció darle a la celeste mayor tranquilidad en defensa y cierto aire para llegar desde el mediocampo. El paso de Fucile a la línea de fondo (que pasó a estar integrada por cuatro hombres) le permitió al lateral del Porto llegar vacío a posiciones de ataque al no tomar ningún delantero ni Josué su marcaje. Si hasta tres cuartos de campo llegaba bien, allí quedaba. El embudo brasilero fué el destino comun en cual murieron los tibios embates celestes. De esta manera el ataque uruguayo se limitó a las escapadas de Fucile o los galopes del Cristian Rodríguez por izquierda, al pelotazo para que Forlán le centre a Abreu, o al pelotazo al propio Abreu obviando a Forlán.
Brasil parecía estar sobrando el partido cuando Maicon perdió al Cebolla Rodríguez que centró para una peinada de Forlán que, entrando por el segundo palo, Abreu terminaría mandando a la red. Tras el empate ninguno pudo vencer la a defensa rival, ni hizo mucho por intentarlo, y llegó la hora de los penales.
Desde los doce pasos, tuvo Pablo García, justo el gran caudillo celeste, el pase a la final en su botín zurdo, pero el palo izquierdo de Doni se cruzó en el camino de una selección que por entrega y hambre merecía jugar su último partido el día domingo. Falló Pablo García y más tarde fallaría Diego Lugano, el otro gran emblema del aguante uruguayo, para darle a Brasil el pase a una final que tal vez amerita por juego, pero vista la actitud de algunos de sus jugadores estuvo muy cerca de ver por televisión.

7 comentarios:

Wetto dijo...

¡Saludos desde El Fichaje Estrella!

Te meto en mi lista de favoritos.

zaragocista dijo...

Apasionante la emoción del choque. Brasil sigue sin dejar grandes sensaciones, pero lo cierto es que se ha plantado en la final como casi siempre....

Kerlon dijo...

No pude ver el partido pero debió de ser de infarto.
Saludos

Pablo dijo...

Los que madrugamos no nos podemos permitir el lujo de ver estos partidazos, pero gracias a análisis tan completos como el tuyo me siento igual que si hubiese visto el partido.

Saludos.

DUHALDE DAFT PUNK dijo...

Muy bueno.

NoTe dijo...

Lo único que digo que después de ver el tatuaje de Artigas, Pablo García te banco a muerte! Una verguenza lo de Ruiz. Como siempre!

Sam*** dijo...

Brasil goza de una suerte en los penales envidiable...Pero Uruguay tampoco supo aprovechar la gran chance que tuvo y el que falla con Brasil como le pasó a Arg la Copa pasada ya sabemos como termina...
Saludos!